10 ejercicios que te harán mejorar tu desempeño sexual Reviewed by Momizat on . Rating:

10 ejercicios que te harán mejorar tu desempeño sexual


Si eres de esos que cada 31 del diciembre, al momento de comer las uvas, se propone inscribirse a un gimnasio, no desistas en la idea, pues ejercitarse no sólo trae un beneficio en la salud cardiovascular o mejorará tu imagen, también te ayudará a tener un mejor desempeño en tu vida sexual.

Sexo en autos

1. Levantamiento de pelvis. Acuéstate boca arriba, con las piernas flexionadas y las plantas de los pies bien fijas en el piso. Haz fuerza con el abdomen y separa tu cadera del suelo, baja lentamente sin que ésta toque el piso. Realiza 10 repeticiones y cuando mucho, cinco series.

ejercicios

Este ejercicio te ayudará a aumentar los niveles de libido, a fortalecer los músculos de la pelvis y para tener mayor flexibilidad en los músculos de la espalda.

2. Lagartijas. Ponte boca abajo, con las palmas de las manos separadas entre sí, a la altura de tus hombros. Mantén la espalda recta y los pies siempre juntos. Mantén las puntas de tus pies en flexión y siempre pegadas al suelo. Haciendo fuerza con tus brazos, separa el tronco y las piernas del piso y bájalo despacio, sin tocar por completo el piso. Realiza tres series de 15 repeticiones.

Como sabrás, hacer lagartijas te ayudará a fortalecer varios músculos del cuerpo, es decir, tonifica casi por completo todo tu cuerpo. Esto hará que mejore tu fuerza y por lo tanto, rendirás mucho más durante tus encuentros íntimos.

3. Abdominales. Acuéstate boca arriba y sube el torso, intentando tocar las puntas de los dedos de los pies, sin doblar las rodillas. Repite el ejercicio en varias ocasiones. En el aspecto sexual, se recomienda hacer abdominales cortas, es decir, mantener la misma posición, sólo que con las rodillas flexionadas y despegando la espalda del suelo; luego, subir y bajar en varias ocasiones sin tocar el piso.

Según los expertos, las abdominales son uno de los ejercicios más útiles en la vida sexual, ya que fortalecer los músculos del abdomen ayuda a los caballeros a realizar una mejor penetración, mientras que a las mujeres les proporciona mayor estabilidad al momento de practicar diversas posiciones.

4. Sentadillas. Abre las piernas hasta la altura de los hombros; baja el torso y la cadera hacia el piso, como si te fueras a sentar en un banco y mantente en dicha posición durante varios segundos antes de regresar a la posición inicial. Es recomendable hacer tres series con 12 repeticiones.

Las sentadillas ayudan a tonificar y fortalecer las piernas, los muslos y los glúteos, partes del cuerpo fundamentales al momento de aplicar resistencia en algunas posiciones sexuales, así como en el movimiento de las caderas y también, ayudan para que tengamos mejor control sobre ciertos músculos del cuerpo, sobre todo los que se encuentran en la zona pélvica.

5. Estiramiento en forma de mariposa. Por lo regular, esta actividad se lleva a cabo antes o después de haber realizado algún esfuerzo físico; es común que se hagan mariposas para calentar o relajar los músculos abductores y rectos.

Pero para que este ejercicio cumpla su cometido en el nivel sexual, se recomienda hacerlo de la siguiente manera. Ya que estás sentada, con las plantas de los pies juntas, acuéstate, sin perder la forma. Poco a poco ve llevando tus extremidades hasta los glúteos y trata de que tus rodillas lleguen al piso. Mantente así durante un minuto y repite la acción. Si haces mariposas, te volverás más flexible y por lo tanto, podrás probar todo aquello que tú y tu pareja deseen.

6. Peso muerto. Ponte frente a una barra de peso, con uno de tus pies ligeramente adelante del otro, con las piernas un poco separadas y las rodillas un tanto flexionadas. Inclina el tronco hacia adelante, manteniendo siempre la espalda recta.

Toma la barra, respira profundo y poco a poco ve retomando una posición vertical. Realiza tres series de 12 repeticiones. El peso muerto ayuda a fortalecer la espalda y te hace más flexible; mejora tu postura y le da al cuerpo mayor estabilidad. Además, mejorará tu resistencia, lo cual hará que tus encuentros íntimos duren más.

7. Extensiones de tríceps. Toma unas pesas y estira tus brazos por encima de tu cabeza. Haz flexiones y extensiones lentas de tus extremidades superiores, con movimientos muy cercanos a tus orejas. Lo mejor es hacer cuatro series de 12 repeticiones.

Con este ejercicio, no sólo fortaleces los tríceps, sino también toda la parte superior de tu cuerpo, lo cual te ayudará para sostener mejor a tu pareja o para mantenerte firme durante las relaciones sexuales.

8. Sentadillas laterales. Es un ejercicio muy parecido a las sentadillas. Mantén la espalda recta, lleva tus manos a la cintura y abre tus piernas en forma de escuadra, rebasando ligeramente las puntas de los pies el ancho de tus hombros.

Lleva todo tu peso hacia el lado que quieras, a tal grado que la pierna en donde recae esté totalmente flexionada y la otra completamente estirada. Alterna de un lado a otro. Este ejercicio fortalece las piernas, sobre todo, los músculos interiores que se encuentran en los muslos, mismos que si se encuentran en buen estado, te ayudarán a alcanzar el orgasmo de una manera más sencilla y éstos serán mucho más intensos.

9. Ejercicios Kegel. Son ejercicios muy específicos que se llevan a cabo para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Anteriormente, los ejecutaban las mujeres que padecían incontinencia urinaria y hoy es una de las recomendaciones más útiles para tener una vida sexual plena.

Una forma sencilla de ponerlos en práctica es al momento en el que vamos al baño. Cuando estés orinando, intenta detener o reducir el flujo de orina. Deberás hacerlo lentamente y sin contraer los músculos de los glúteos y del abdomen. Repite varias veces, tres veces al día. Una vez que los hayas dominado, podrás hacer los ejercicios kegel durante el acto sexual, lo cual te hará vivir momentos de mayor placer, pues los orgasmos serán más frecuentes e intensos.

10. Yoga. Es una de las actividades físicas relacionadas con la sensualidad; además, ayuda a tener una mejor flexibilidad y sobre todo, una mejor percepción de sí mismo. Uno de los ejercicios más sencillos y útiles de dicha disciplina es sentarse en el piso, con la espalda y piernas rectas y poco a poco, ir abriendo las extremidades hasta donde aguantes.

Ya que lograste la posición, con los dedos de los pies en punta, lleva el torso hacia adelante, estirando los brazos lo más que puedas. Trata de mantenerte así durante 10 segundos, mientras respiras profundamente. Este ejercicio ayuda a tener un mejor flujo sanguíneo, sobre todo en la zona pélvica.

Fuente De10.com.mx

Dejar un comentario

Current day month ye@r *

2014 Ensegundos.net derechos reservados.

Volver al inicio